domingo, 29 de marzo de 2015

Tamako Market; Tamako Love Story


Tamako Market
2013
12 Episodios
23 Minutos por episodio aproximadamente


Tamako Love Story
2014
Película
1 Hora con 18 minutos

Sinopsis: Kitashirakawa Tamako es una alegre señorita de instituto que ha vivido durante toda su vida en un distrito comercial, por tanto conoce a todos los comerciantes y ayuda a su padre y abuelo a atender su tienda de mochi, además de su preparación. Combinado esto con una vida normal de preparatoria, amigas, ser hermana mayor, y otras cosas de la juventud, Tamako tiene una vida simple y normal, hasta que conoce una extraña ave parlanchina, Dera Mochimazzi (que puede traducirse a "Mochi asqueroso"), proveniente de un lejano país tropical, y que está en la misión de encontrar una esposa para el príncipe de dicho sitio.

Tamako Love Story, película que retoma la historia para concentrarse más en el asunto amoroso planteado durante la serie, fue una secuela lanzada más de un año luego del término de ésta.


Reseña: Tamako Market es una animación original de los estudios y productoras Kyoto Animation, Animax, Pony Canyon, Sentai Filmworks y Animation Do, del que también se desprendiera una novela ligera, cuyo arranque coincidió con el término del anime, y una película que pone fin a las cuestiones que, de cierto modo, quedaron inconclusas durante la serie. Llevando un slice of life con un móvil algo torcido, Tamako Market era una apuesta interesante durante aquel lejano invierno del 2013.


Quizá lo más destacable sea que, aunque en este género, vida cotidiana, lo más natural sea excluír todo tipo de argumento fantástico para conservar un sentimiento de cercanía o posibilidad, Tamako Market lo destruye al arrancar prácticamente con el argumento de Dera, y partir de ahí desarrollar el resto de la historia. Bien el móvil principal de toda la serie es claro, pero pierde importancia rápidamente y en sí mismo se ve opacado por el resto de cosas que van pasando.


Mientras un par más de líneas argumentales se van presentando y desarrollando (una de las cuales deberá quedar inconclusa para ser retomada con la película), el objetivo del anime, que es el de conseguir una novia para el príncipe, tiene cada vez menos peso y es, de forma forzada, usado rumbo al final de la serie para darle un poco más de impacto y tensión a los capítulos, cosa que ni es muy marcada o se siente realmente como tal, ni le brinda algún tipo de enriquecimiento.


No creo que sea el tipo de series que es mala como tal, pero sí pienso que es malo el tener que cimentarla con argumentos que carecen de importancia durante el transcurso y que sólo son finalizados más por formalidad que por otra cosa. Además, los personajes que normalmente están en pantalla son bastante aburridos y por sí mismos no son suficientes para sobrellevar doce capítulos. Afortunadamente hay muchos muy interesantes que interactúan con ellos muy regularmente, liderados por Mochizou.


Hay ahí, como mencioné, varias subtramas que enriquecen mucho el avance de la historia, que ayudaron mucho a que no se sintiera aburrida o tediosa. El problema con éstas es que fueron apiladas una tras otra, en vez de un desarrollo paralelo, que hubiera sido mucho más interesante, fueron dándose de forma eventual, zanjando una para iniciar inmediatamente la que seguía. Durante el final hay un poco más de expectativa, pero es bastante predecible, por desgracia.


La animación está bien dentro de lo que cabe, aunque de manera recurrente hay escenas de narración con escenarios estáticos, al menos se sintió un buen uso de luces y nivel de detalle en los escenarios. El diseño de personajes es idéntico a los de su predecesora, K-On!, y en lo que respecta a música nos encontramos con algo muy grato en todo sentido, desde que el opening y ending eran sorpresivamente buenos, hasta que la música de fondo fuera muy acertada, con tonadas pegajosas y alegres.


En lo que respecta a seiyuus, pues dentro de los protagónicos no hubo alguno de especial mención para mí. Al menos, con papeles secundarios pudimos escuchar a Ono Daisuke, Shimono Hiro y a los señores Fujiwara Keiji y  Tachiki Fumihiko. Uno de los pocos roles de Tamaru Atsushi, quien no lo hace nada mal y merece una mención honorífica.


¿Qué? ¿Y la película? Visualmente idéntica, con las ventajas obvias de tener el presupuesto inflado de película, mejoras tanto en fluidez como en detalle e iluminación. Sin embargo... pues tiene una historia tan, tan, taaaaaaaaaaan jodidamente plana, aburrida, predecible y estúpida que no justifica en absoluto ni la pena de verla ni que sea considerada como el final de una serie decente. La historia es simplemente eso... una declaración con muchísimo relleno y nada de contenido, donde incluso se dejó a un lado aquello que en la serie daba un poco de chispa. Una gran decepción, lo mejor fue el pequeño corto previo al largometraje llamado Minami no Shima no Dera-chan, que narra lo sucedido con nuestra ave parlanchina favorita... al menos de esta serie.


Veredicto.


Lo bueno: Historia muy llevadera, con muchos personajes interesantes y subplots que mantenían el nivel de interés. Técnicamente muy competente.
Lo malo: Los peores personajes eran los que tenían más tiempo en pantalla. El móvil principal, además de ser muy fantástico para un slice of life, también se ve rápidamente minimizado por todo lo demás que va pasando. La puta película.
No, en serio, lo malo: ¡¡¡LA PUTA PELÍCULA!!!

Calificación (Tamako Market): 7.
Calificación (Tamako Love Story): 3.



Mientras que la serie se conserva dentro de lo aceptable, y no se hable tan mal de ella como lo esperarías del sucesor en espírituo de K-On!, la película es una patada en la entrepierna, y con botas picudas con punta de casquillo. Recomiendo el anime como toda buena serie pasajera, palomera y dominguera. Pero si deciden verla, por favor, ni siquiera consideren darle una oportunidad a la película, que es mala, mala como la polio. Si quieren un desenlace para el asunto Mochizou, mejor imagínenselo, les apuesto que cualquier cosa que salga, por menos ingenio, creatividad o talento que tengan, será exponencialmente mejor que esa chingadera aburrida y escueta. Advertidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario